Introducción al tema

Antes de hablar del producto en términos mercadológicos debemos entender su contexto. Desde el comienzo de la raza humana y su intercambio de bienes y servicios ha ido creando un espacio intangible que ahora conocemos como mercado. A esos bienes y servicios se les conoce también como “producto”. Las empresas hoy en día gastan millones de dólares en investigaciones de mercados, investigaciones científicas, entre otros para ofrecerle al público novedosos productos que satisfagan sus necesidades.

Teniendo en cuenta todos los elementos implicados en llevar un producto al mercado, el Dr. Jerome McCarthy introdujo el concepto de “Las 4 P” en la década de 1960, la cual se constituye en la clasificación mas utilizada para estructurar las herramientas o variables de la mezcla de mercadotecnia.

Según Kotler y Armstrong, definen la mezcla de mercadotecnia como "el conjunto de herramientas tácticas controlables de mercadotecnia que la empresa combina para producir una respuesta deseada en el mercado meta. La mezcla de mercadotecnia incluye todo lo que la empresa puede hacer para influir en la demanda de su producto”.

El producto es la variable, quizás más importante de la mezcla del marketing cuya configuración determinará el resto de las políticas comerciales: precio, distribución y promoción. Para diferenciar sus ofertas, más allá del simple hecho de fabricar productos y prestar servicios, las compañías están escenificando, comercializando y entregando experiencias inolvidables a los clientes.

Por la tanto el producto es una de las herramientas fundamentales de esta mezcla y es así como el siguiente trabajo tratará sobre este elemento donde se estudiarán sus componentes, clasificaciones, niveles, etc. los cuales ayudan a crear un buen producto.