Conclusiones

Los consumidores perciben a los productos como elementos de beneficio que satisfacerán sus necesidades. Al desarrollar productos, los mercadólogos primero deben identificar las principales necesidades de los consumidores y así traspasarlas al producto para que éste satisfaga eficientemente esa necesidad. Luego, deben diseñar el producto real y encontrar formas para aumentarlo y crear el conjunto de beneficios que ofrezca la experiencia más satisfactoria al cliente.

Asimismo, los mercadólogos deben lograr que la entrada de un producto al mercado tenga la oportunidad de mantenerse dentro de ese mercado el mayor tiempo posible, es decir deben crear estrategias para prolongar su ciclo de vida. Esto quiere decir que, en caso de poder mejorar el producto, ya sea modificándolo o aumentando productos a una línea ya existente, podría ganar ventaja sobre los otros competidores y así aumentar su participación en el mercado, atraer más clientes y expandir la empresa.

Son estos aspectos que fueron aplicados al caso de HERMEL S.A. de C.V. Retomando lo investigado y aplicándola a este caso real, podemos ver que la teoría no está equivocada. HERMEL ha sabido manejar su cartera de productos de tal forma que la empresa ha ido creciendo y ofrece más de un tipo de producto. De igual forma, ha logrado mantenerse y reinventarse para posicionarse en el mercado de productos de consumos como productos industriales.

Son muchas las razones que presionan al administrador de productos a analizar y reconsiderar su producto o cartera de productos. Sin embargo, tomar el riesgo de mejorar el producto en sí o las líneas  con las que la empresa cuenta puede ser muy provechoso y generar beneficios económicos.