¿Qué es un producto?

Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE) define la palabra producto como un “caudal que se obtiene de algo que se vende, o el que ello reditúa”


Sin embargo, en términos mercadológicos la siguiente definición fue propuesta Philip Kotler y producto se entiende por “cualquier bien que se ofrezca a un mercado para su atención, adquisición, uso o consumo, y que podría satisfacer un deseo o una necesidad” . 
El concepto de producto parte del planteamiento que tiene la empresa en su misión y visión, es decir, cuál es la razón de ser de la empresa, su negocio, a dónde quiere llegar y qué es lo que puede ofrecer. 


Un producto puede ser tangible, es decir que puede ser percibido físicamente, o algo intangible como los servicios que consisten en actividades, beneficios o satisfacciones que se ofrecen en venta, y que son esencialmente intangibles y no tienen como resultado la propiedad de algo.  


Estos dos aspectos pueden llegar a tener un “contenido simbólico” que los consumidores llegan a apreciar en algunos productos y que los enriquece, facilitando así la diferenciación del resto de productos. 


Theodore Levitt sostiene que los consumidores no compran productos, por el contrario compran satisfactores de necesidades. El cliente sabe que al comprar un producto actual está haciendo también una inversión destinada a posibilitar la satisfacción de las necesidades que le irán surgiendo en el futuro. 


Un producto puede ofrecerse con características variables que son herramientas competitivas dentro del mercado, ya que al utilizar correctamente las diferentes características la empresa está diferenciando su producto de los demás, creando así un valor para su mercado meta.